La ‘crisis del Senguer’, o un modelo que lo está secando

A mediados de la década de 1960 se puso en funcionamiento el primer acueducto con captaciones en el lago Músters para abastecer, desde Sarmiento, a las ciudades chubutenses de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly, y más tarde fue extendido hasta la santacruceña Caleta Olivia.

alt_text

En 1999 entró en servicio un nuevo acueducto, el Jorge Carstens, para satisfacer la demanda ante el crecimiento demográfico de las ciudades costeras, pero resultó insuficiente a una década de su puesta en funcionamiento. Entonces se proyectó otro más, que aún no ha sido terminado. Sin embargo, hoy el problema va más allá de la capacidad de transporte y del estado de conservación de las cañerías, la cuenca hídrica sufrió una considerable reducción del caudal, al punto que el lago Colhué Huapi despareció, el Musters bajó su nivel y el río Senguer se desangra a medida que se aleja de su nacimiento en el cordillerano lago Fontana. ¿El motivo, los motivos…? Cada vez que surgen problemas de este tipo se disparan acusaciones en todas direcciones. Quienes sostienen que los sarmientinos la derrochan en actividades agropecuarias de escaso impacto económico, quienes aseguran que son los comodorenses los que la dilapidan, también quienes señalan a las petroleras, quienes afirman que buena parte del caudal se pierde por falta de mantenimiento de los acueductos y de la red que llega a los hogares, quienes acusan al cambio climático por las escasas lluvias y nevadas en la cordillera, quienes dicen que la merma es cíclica, quienes a apuntan a las estancias que río arriba se sirven del río y sus afluentes, quienes combinan dos o más variables. ¿Y qué dice la cuenca del Senguer?

“Un equilibrio muy finito”

“El año pasado no pudimos hacer el tercer corte de alfalfa porque no se pudo regar y tuve que sacar mis vacas porque no tenían pasto”, cuenta Roxana Bermúdez, productora agropecuaria, quien junto a su marido, el veterinario Oscar Jensen, a mediados de la década de 1980 y durante diez años publicó el quincenario Nuestro Sur. “Las chacras de Sarmiento se van a perder, va a dejar de ser un valle, con gran tristeza lo digo. Hoy se le echa la culpa al ganadero y al que está derrochando, pero no se ve todo el conjunto. Ya vimos desaparecer el lago Colhue Huapi, el río Chico… y llevamos 120 años”, afirma, y destaca el tiempo transcurrido desde el establecimiento de las primeras familias que dieron origen a la localidad.

“El tema principal de Nuestro Sur fue el agua”, se suma Jensen. En una de las primeras tapas del quincenario plantearon la inquietud de si Sarmiento iba a pasar a ser ‘la ciudad del lago’, en lugar de ‘ciudad de los lagos’, como se la conoce. Ya se manifestaban los síntomas de que algo no andaba bien en la cuenca. “Lo escribimos hace 30 años, no por invento nuestro, nos los dijo un sarmientino en el andar diario. Indudablemente estos sistemas hídricos están en un equilibrio muy finito, entra a vivir el hombre, y si a eso le sumamos el cambio climático, el resultado es esto. No hay duda de que hay un mal uso del agua, y quizás por todos, el usuario agrícola, el ganadero, el industrial y el uso doméstico. Y no hemos sabido encontrar los caminos para corregirlo”, subraya.

Para ver la nota completa ingresa aquí

Última modificación: 3 de marzo de 2017 a las 12:33
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.